Luego de que el nombre de Snowden diera vueltas al mundo, la seguridad de datos se volvió en algo personal. La preocupación obvia de los clientes por la privacidad de sus datos están teniendo un impacto sin precedentes sobre cómo los proveedores de servicios de Internet (ISP), las empresas de telecomunicaciones y proveedores de web hosting comercializan sus servicios.

Un gran número de empresas europeas y canadienses están moviendo sus datos fuera de Estados Unidos debido a las preocupaciones de seguridad y privacidad relacionadas con la Agencia de Seguridad Nacional. Eso es una mala noticia para la industria de la tecnología de Estados Unidos, pero también es una clara señal de que las empresas (y consumidores) están mucho más pendientes de los temas de protección de datos de lo que solían estar.

Un consumidor de internet más preocupado

En la industria del web hosting, el cliente medio ha pasado de saber poco o nada acerca de la recopilación de datos de los gobiernos, a tener un conocimiento material real de estas cuestiones. La típica respuesta que utilizan las empresas de hosting cuando son consultados por la privacidad de sus datos (“hacemos todo lo posible para asegurar de que sus datos estén seguros y protegidos”) ya no es suficiente. Los clientes están haciendo preguntas detalladas sobre la privacidad lo que significa que los proveedores de hosting, internet y otras empresas de telecomunicaciones deben estar más preparados para responder.

Una pregunta que hoy se hace común entre los clientes es si sus datos se alojarán en Estados Unidos o si siquiera viajarán a través de ese país. Así, la protección de datos ha pasado de ser una cuestión política a una preocupación personal.

El cuidado de los datos personales es, sin duda, u proceso de educación continua, las organizaciones estatales que guardan nuestra información no siempre cuentan con funcionarios expertos en tecnología, por lo que los problemas de fondo alrededor de la privacidad de datos no son tratados con la seriedad que se requiere.